Skip to content

Primero lo primero… ¿Qué decir sobre la inseguridad?

7 agosto, 2010

Es cansador y terriblemente frustrante, levantarse sabiendo que mientras yo dormía, había personas víctimas de la inseguridad.
Es casi carcelario vivir enrejado, con alarmas en cada lugar, con seguros anti-robos, con cámaras de seguridad y toda la tecnología dispuesta a vigilar qué pasa; y a darnos una pizca de seguridad, ante este mar de miedos.
Hablar de inseguridad sí que resulta difícil… porque mientras más pasa e tiempo, más nos damos cuenta de lo complejo del ser humano y de su actuar en la sociedad. ¿Sabén qué creo? Que, si bien es cierto el hecho de que hay sectores a los que les cuenta muchísimo más que a otros el tema de la inclusión social, también hay gente de mierda que elige vivir así. Y con esto de gente de mierda no me refiero solamente a gente de bajas condiciones, sino también a los de mucho dinero. A esos que estafan, que venden buzones, que roban en terribles cantidades, y a los que se aprovechan, incluso de la gente que busca, de alguna manera, otro horizonte. Acá el problema es ese: la gente de mierda. La gente a la que no le importa un carajo que te rompas todo aburando para venir a robarte, pegarte, y, si te quejás, matarte. Y, repito, tanto los rateritos como los grandes ladrones de guante blanco Tendríamos que centrar nuestra vida en dos cosas escenciales del ser humano: en la educación, para poder prestar un servicio exhaustivo el día de mañana y para tener una superación personal cada día mayor; y en la empatía, en el poder mirar más allá de nuestro ombligo, y entender que el bienestar del otro, nos beneficia también a nosotros.
Creo que, más que nunca, necesitamos de un liderazgo formidable para salir de esto. Necesitamos tolerancia cero, pero no para salir a matar a todos, es muy cuadrado pensar la tolerancia cero desde ese punto. Nuestros mismos padres en algun punto de nuesta educación nos dieron “tolerancia cero”, y a ninguno lo han matado. Es nada más que delimitar más firmemente a dónde esta lo que se debe y dónde lo que no se debe. Y no nos olvidemos de enseñarle a la gente, que las cosas se ganan. Y que la manera de jerarquizarse en una villa no es tener más hijos para ganar más asignaciones, sino trabajar más para enseňarle a tus hijos el valor de levantarse temprano todas las mañanas.
No recuerdo con presición en qué localidad de Córdoba fue, pero su Intendente dijo que NO a todos los subsidios, y comenzó a citar a esa gente a que trabajara en la reparación de los daños en general del pueblo para ganar dinero. ¿Saben qué logró? Unas semanas de trabajo increíble para muchísimas personas, y un reconocimiento de dignidad terrible para aquellos que quieren trabajar en lugar de, cómodamente, cobrar las asignaciones y los planes. Pero no duró mucho. El gobierno le bajó el pulgar.
Y nos preguntamos si hay manera de cambiar… sí que la hay. Pero… ¿hay ganas de cambiar?

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: