Skip to content

“Temporada de incendios”, un libro que va a quemarte las pestañas. Entrevista a Gonzalo Toledo.

13 agosto, 2010

Luego de varios borradores y de años de entrenar su vocación por la escritura, Gonzalo Toledo, periodista cordobés, lanzó su primer libro “Temporada de incendios”. La novela de Toledo apunta desde la ficción y desde la caracterización de tres personajes cordobeses, a reflexionar a cerca de la exclusión en la que viven algunas personas como consecuencia del ‘sistema’.

Con una marcada inclinación por la cultura Punk, y apoyando a las rebeldías propias de esta corriente ante un régimen que pretende anular personas, el periodista escribe sobre tres cordobeses que idean un plan para incendiar la ciudad de Córdoba, como modo de venganza ante el sistema que los oprime.

“Temporada de incendios” intenta caricaturizar los deseos revolucionarios reprimidos de muchas personas que están cansadas de responder a la ‘máquina de producir capital’.

Gonzalo nos cuenta a cerca de su novela que fue lanzada a comienzos de este año, y de los proyectos que tiene para el futuro.

Desde la interpretación exhaustiva de los detalles de su producción, Toledo se deja conocer un poco más, y nos pone cara a cara con las revelaciones que se nos presentan diariamente, y no sabemos ‘ver’.

-La alusión a los incendios en el título de tu novela, ¿en qué se relaciona con la ciudad Córdoba?

-La novela está contextualizada en Córdoba y los personajes hablan en cordobés. Pero más que nada los incendios tienen que ver con la creación y la construcción de demonios. No sólo en los medios sino también en la misma sociedad, y desde el comienzo de la humanidad siempre fue necesario construir demonios para de alguna manera generar cierta represión y ciertas conductas sociales. El demonio funciona como un enemigo externo ante el que la gente, por el miedo que genera, elija vivir en un estado que controle, y que sea el único capaz y responsable de controlar a esos demonios. A la vez esos demonios bien podrían no existir, ¿no?

El fuego lleva un gran poder simbólico… La lluvia de fuego en la Biblia, por ejemplo. Hay un gran poder de castigo y de purificación a la vez; y desde ese lugar está lo pasional también. El fuego fue dar comienzo a nuestra civilización: el primer elemento que el hombre encuentra para protegerse del ambiente hostil que es el mundo, es el fuego… y al mismo tiempo el fuego también destruye. No es el fuego, por el fuego mismo, sino lo que vos haces con el fuego.

 

-¿Qué parte de tu afición al Rock y al Punk se ve reflejada en el ‘rock interno’ de los personajes de tu novela?

-El espíritu de los personajes es Punk. Digamos que yo comencé a acercarme al Rock desde el lugar del Punk; a una edad muy temprana, entrando en mi adolescencia. El punk representa, y en el momento cuando comencé más, porque el punk acababa de morirse;  no sólo un movimiento musical, sino una cultura que involucra un montón de cosas como lo que llaman ‘sistema’. Y desde ese lugar, lo que yo quería hacer era absolutamente punk. Los personajes de mi libro están rechazando trabajar 14 horas en una oficina, sostener una familia y pagar las facturas a fin de mes. Ellos rechazan ese lugar que el sistema les dio; no lo aceptan, no lo toman, y en contrario a eso planean su pequeña venganza. En el caso del punk, la venganza es un hecho estético, un hecho cultural; en el caso de los personajes, la venganza es prender fuego todo: el objetivo final es quemar la provincia de Córdoba. Empiezan por las sierras y siguen por los campos sembrados, y en el caso de que hubiesen tenido éxito en su aventura, hubiesen empezado a quemar edificios. Esto es lo ‘punk’ de la cuestión, más llevado al extremo, muy caricaturizado. En definitiva no son personas, son personajes.

-¿Cuál fue tu mayor objetivo con el libro?

-Ahí me pones en un compromiso con los personajes… mi objetivo principal era hacer lo que a mí me gustaba. No sólo lo que me gustara a mí sino también como una declaración de principios ante un montón de situaciones que ocurren en el mundo de la cultura o de lo que se puede conocer como cultura; donde muchos autores, músicos, pintores o artistas plásticos trabajan sobre lo que puede ser más rentable a la hora de ofrecerlo en el mercado, y tal vez ahí en algún punto deban traicionarse para vender… que no está mal; pero desde ese punto de vista, mi mayor objetivo era que me gustara a mí. Después, no se… que me conozcan, o que se lea, que es algo más difícil.

-¿Va a haber una segunda parte de “Temporada de Incendios”?

-No. Me preguntaron si iba a hacer una segunda parte, y no. Podría utilizar alguno de estos tres personajes de la novela, que de hecho lo voy a hacer en otro libro en el que estoy trabajando; pero como historia, yo pretendía que quede clausurada ahí.

-Dijiste que estabas trabajando en una nueva producción, ¿de qué se trata?

-Pertenece a una serie. Es una comedia absolutamente cordobesa sobre mi barrio, ‘Ejército argentino’. Son tres amigos también, uno de los personajes es de “Temporada de incendios”.  Uno de los tres amigos está ausente por ir a jugar al naipe, y si no paga lo que debe, va a tener un problema con su ‘masculinidad’. Los otros están juntando plata para que lo suelten los gitanos que lo tienen, y hacen un recorrido por el barrio, donde van a verse personajes de la mitología convertidos en gente del barrio.

-Uno de tus personajes, en un pasaje de tu libro dice “Ya no hay misterios, es hora de revelar todo”, y las revelaciones provocaron un incendio. ¿Qué es lo que creés que, metafóricamente hablando, se incendiaría primero en la ciudad de Córdoba si comenzara a haber revelaciones?

-La ciudad completa. Porque creería que los cordobeses volverían a ser lo que eran. Si se revelaran muchas cosas, o si los cordobeses se pusieran los pantalones, quemarían la ciudad. Es lo que, en parte, intentan hacer los personajes también: sacudir la conciencia. Si los cordobeses del ‘Cordobazo’ vieran la Córdoba de hoy, se sentirían muy defraudados, muy estafados. Estamos preocupados por si baila la Mole Moli en Showmatch, y a media cuadra de mi casa las cloacas revientan, y el cospel cuesta dos pesos y a nadie le importa… Te molesta la inseguridad, te vas a vivir a un country; no te gusta el sistema de transporte de Córdoba y te comprás una moto… y así no es. Creo que ya está todo revelado de alguna manera. Pero está todo tan revelado que ya no lo ves. Está todo tan delante de tus ojos que ya no lo ves.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: