Skip to content

Influencia económica de los barrabravas en los Clubes cordobeses de Fútbol

1 octubre, 2010

Introducción
Una barra-brava es, en Argentina, un grupo organizado dentro de la hinchada de un club de fútbol que cumple varias funciones prefijadas y organizadas, como la realización de cánticos (canción de cancha) y el despliegue de material pirotécnico durante el desarrollo de los partidos con la finalidad de alentar a su equipo. Tienen la característica el ser generadores de diversos incidentes dentro y fuera del estadio, muy a menudo con el empleo de armas blancas y de fuego.
Las barra-bravas, se identifican con la utilización de banderas (denominadas trapos) con los colores del club, los cuales tienen el carácter sagrado similar al del tótem, y diversos instrumentos musicales, particularmente los bombos. Estas barras también se caracterizan por ubicarse en las tribunas populares, aquellas que frecuentemente carecen de asientos y donde los espectadores deben ver el partido de pie.
Cada barra-brava tiene sus medios de financiación particulares. Sin embargo, la generalidad obtiene ingresos por el dinero que le dan dirigentes, políticos y jugadores, la venta de drogas y la reventa de entradas.
Hay que tener en cuenta que uno de los principales gastos de los clubes es mantener a las barra-bravas; los dirigentes de los mismos clubes ocultan estas entregas de dinero que son ilegales pero les sirven para presionar a jugadores para la firma o rescisión de contratos o para resguardar la seguridad en los espectáculos realizados en el estadio del club. También se les paga para ayudarlos en la política del club, presionando a los rivales que se presentan en las elecciones.
En las declaraciones juradas de los distintos clubes, estos egresos de dinero destinados a los barra, son disfrazados en otros gastos que mensualmente tiene el club. En este informe, relatamos en qué invierten los clubes de Córdoba y para qué mantienen a los barra-bravas.

Barra-bravas Club Atlético Belgrano
La barra más numerosa de Belgrano es la de “Los Piratas Celestes de Alberdi” (también conocida como “La Barra del Loco Tito” o “Los Piratas de Alberdi”) liderada por Roberto Ponce (alias “el Loco Tito”) y seguida por los barrios Muller, Don Bosco, Maldonado, Alberdi, Alto Alberdi, Villa Páez, entre otros.
Otras fracciones son: “La Banda de los Piratas” (conocida también como “La Banda del Mosquito”, ex líder que le dejó el liderazgo a “Cucho”); “Los Piratas de la 19 de Marzo”, liderada por “Cara e Cancha” y seguida por barrios como Comercial, Cabildo y Santa Isabel; “La Agrupación de Las Violetas”; “Las Pichanas”, “Los Piratas de Guiñazú”, “Los Pibes de Villa Páez” y “Los Piratas de Remedios de Escalada”.
Hasta el año 2001, los barras tenían una clara influencia económica en el club. Estas bandas tenían el suficiente poder para conseguir entradas, viajes, comida, alojamiento e indumentaria.
A partir del 2001 surgen los gerenciamientos que le ponen fin a la política de los barras. Desde ahí, estas bandas de fanáticos empiezan a ser limitadas por nuevos planes que restringen todo tipo de beneficios a cambio del mantenimiento de una hinchada sobresaliente que favorezca al rendimiento futbolístico.
Hoy, los hinchas del Pirata tienen rigurosas limitaciones en los beneficios.
También hay agrupaciones más pequeñas, como “La 17”, “Zona Norte” (que se ubica en la tribuna que da a la calle La Rioja) y “La Hualfín” (que se ubica en la popular lateral).
Hoy, la principal problemática no pasa por enfrentamientos entre estos grupos, sino por conflictos internos de poder en cada una de estas agrupaciones. En “La Barra del Loco Tito”, por ejemplo, ya hubo un par de intentos de descabezamiento del líder. “Son los más chicos, que se nos van de las manos”, dijo “Tito”, uno de los hinchas deportados desde Sudáfrica, adonde viajó como parte de la comitiva de Hinchadas Unidas Argentinas.
El presidente de la gerenciadora, Armando Pérez, no tuvo problemas en reconocer, oportunamente, que facilitaba carnets de adherentes a los barras más caracterizados.
Los Piratas, como se los conoce desde 1968, han participado en un sinnúmero de episodios violentos y lamentables en las canchas del fútbol argentino, pero ninguno tan oscuro como el ocurrido en 1984, en Tucumán, que terminó con la muerte de Francisco Arturo Pérez, hincha de Atlético Tucumán. Por ese hecho, fue condenado a prisión “el Turco” Salomón.

Barra-bravas Club Atlético Talleres
El Club Atlético Talleres tiene miles de seguidores en Córdoba. Muchos de estos fanáticos se alinean a las barras bravas del club. Entre las más destacadas encontramos: “Las Violetas”, liderada por Luis Argañaraz; y “La Fiel”, presidida por Walter Cortez. Estas son las dos fracciones más conflictivas e influyentes de la hinchada de Talleres. Por otro lado encontramos las barras de “Los Bulldogs” y “La Barra de Juan”, que son menos influyentes en el club.
Existen muchas diferencias entre estas barras ya que se disputan el liderazgo y el financiamiento que obtiene cada agrupación. Entre “Las violetas” y “Los fieles” hubo varios choques y ahora afirman que ya limaron asperezas. Las diferencias entre ambas fracciones se acentuaron tras el asesinato del hincha Roque Miranda, ocurrido el 5 de setiembre de 2000 en el Chateau. Sin embargo, por gestión de varios ex directivos, se declaró una tregua.
Dentro de la economía del club los hinchas tienen una fuerte incidencia. Las fuentes de financiación de estos grupos son bastante variadas: la principal entrada se obtiene de la reventa de entradas en cada encuentro en el que participa el club, ya que los dirigentes les otorgan una gran cantidad de entradas a los barras. Muchas veces suelen ser utilizados como “grupos de choque” para diversas agrupaciones políticas, y para llevar a cabo la extorsión a jugadores.
Cada barra-brava tiene sus medios de financiación particulares, realizando “actividades” en el club. Sin embargo, la generalidad obtiene ingresos por el dinero que le dan dirigentes, políticos y jugadores, la venta de drogas, los trapitos y la reventa de entradas. Estos delitos, según algunas denuncias, se realizan muchas veces con la complicidad de las fuerzas de seguridad.
Desde un principio los dirigentes contribuyeron con entradas, ya sea para que entren gratis o para la reventa. Pero actualmente las barras bravas no son utilizadas sólo para las funciones originales, sino también para presionar a jugadores para la firma o rescisión de los contratos. Muchos dirigentes contratan barra-bravas en sus empresas para resguardar la seguridad en los espectáculos realizados en el estadio del club, intentando ocultar la entrega de dinero. También les pagan para ayudarlos en la política del club, presionando a los rivales que se presentan en las elecciones.

Barra-bravas Club Instituto Atlético Central Córdoba
En el club Instituto Atlético Central Córdoba existen tres grupos de barra-bravas, que se dividen en dos más antiguos, y otro recientemente incorporado. “La Banda” que está liderada por ‘Fabián’ y su hijo; “Los Kapangas”, formada por hinchas de los barrios Alta Córdoba, Mariano Fragueiro, Hipólito Irigoyen y Villa ‘El Naylon’; y “Los Paraísos” que está formada por los fanáticos de la calle Quevedo, los de Barrio San Martín y los del Triángulo.
Dentro de la economía del club, tienen una fuerte incidencia, ya que la institución destina ciertos puestos para distintas actividades internas. Cabe destacar, que la ocupación de estas actividades ha sido conseguida mediante las presiones que ejercen estos grupos dentro de la institución.
Existen distintas actividades: algunas que poseen un impacto económico menor y otras, mayor. Estas actividades se desarrollan durante la semana, y antes y después de los partidos. Los barra-bravas, se encargan de cuidar los autos durante los entrenamientos y otros eventos que pueda realizar el club; se encargan también de pintar las paredes del estadio y de la institución; y de la seguridad de los ingresos al club.
El conflicto comienza con los pagos de estas actividades: es muchísimo más alto el dinero que cobran los barra, al dinero que podría cobrar una persona cualquiera. Se llega a estipular el doble o el triple del costo que tendría utilizando otro tipo de mano de obra.
A demás de esto, reciben permanentemente beneficios de entradas totalmente gratis (se estipulan 500, que luego serán vendidas a menor precio y ese dinero irá para los barra). Cuando el club juega de visitante, las barras lo acompañan. El transporte y el alojamiento están a cargo de la institución.
Vestimenta, asados, ingresos y hasta un porcentaje de los pases de jugadores, van destinados a estos grupos.
Uno de los ‘cabeza de barra’, fue llevado a Sudáfrica por el Club, pero estuvo varado en el aeropuerto hasta que a los cuatro días regresó, porque el gobierno sudafricano no le permitió la entrada al país.
Los barra-bravas también suelen convertirse en grupos de presión al momento de las elecciones internas, ya que pactan con anterioridad las distintas actividades que podrán ejercer, a cambio de convencer a los socios para que les den un voto.
Si bien durante la presidencia de Bobato, hubo una política implementada exclusivamente al alejamiento de los barra-bravas de la institución, no pudo trascender muchos años, debido a las fuertes presiones. Para Instituto, la presencia de estos grupos se ha convertido en un “mal estructural” que con mayor o menor participación estuvieron, están y estarán incidiendo en la vida cotidiana del club. Así lo afirma el ex vicepresidente de la institución.
La afectación económica no se da solamente en el club, sino también en los jugadores de manera particular. Los hinchas esperan a los futbolistas luego de las prácticas y los amenazan, algunas veces de manera más ‘amistosa’, y otras sumamente agresivas.
El mantenimiento de estos procedimientos en silencio está muchas veces a cargo de distintos grupos periodísticos, que también reciben dinero (por parte de la institución y de los barra) a cambio de ‘disfrazar’ algunos incidentes o de estas conductas.

Barra-bravas Club Atlético General Paz Juniors y Barra-bravas Club Atlético Racing de Córdoba
En los clubes más chicos de Córdoba, como es el caso de Racing de Córdoba y de General Paz Juniors, encontramos una incidencia mucho menor de los barra-bravas, pero también presente en la economía de los clubes. Hay algunos grupos de cerca de diez personas que conforman las barra-bravas y que se manejan de una forma más aislada en comparación al resto de las hinchadas de clubes más grandes.
Estos grupos también cumplen con el ritual de ir siempre a la cancha, sea de local o visitante, para alentar al equipo, y también reciben ayudas monetarias, siempre y cuando la dirigencia cuente con los fondos.
Las autoridades de ambos clubes afirman que son personas muy allegadas a las instituciones, así que en la medida de lo posible, se les ayuda con el transporte cuando juegan de visitante, con los viáticos, y con las banderas.
Actualmente los barra-bravas no desarrollan otras actividades dentro de los clubes por cuestiones financieras.

Conclusión
El fútbol es una institución en sentido amplio y, por lo tanto, otorga identidad y moldea el psiquismo de los sujetos. En nuestro país opera como referente identitario, a tal punto que las personas al presentarse antes de decir su nombre se autodenominan como pertenecientes al club de fútbol del cual son “hinchas”. Por otra parte, y considerando a la institución en su sentido restringido, las barra-bravas son una organización dentro de otra: su club de pertenencia. Dentro de las barras se encuentran roles y posiciones con tareas específicas reguladas por una jerarquía verticalista. Para permanecer y ascender en la misma los miembros deben pelear físicamente, de este modo poseen entre sus funciones cuestiones reductibles al puro ejercicio de la violencia. En virtud del crecimiento económico y la consecuente fragmentación interna dentro de las barras, las contiendas en la actualidad son entre diferentes barras de un mismo club. Ser barra-brava hoy es un trabajo que, según palabras textuales de los entrevistados, “está rentado y muy bien remunerado”. Pero también es una actividad ilegal consentida por diferentes actores institucionales. La permanencia de los sujetos dentro de las barra-bravas conlleva un trasfondo de poder que se trata de acallar con pactos de silencio que obstaculizan la erradicación definitiva de los fenómenos de violencia en el fútbol.

Informe elaborado por: Florencia Liviero, Anahí Sosa, Juan Matteucci, Marcia León, Sofía Monguillot, y Leandro Battelino



Anuncios
2 comentarios
  1. Muy buena info. Desde mi punto de vista, el fútbol tiene tres vertientes principales para definirlo: como negocio, como espectáculo y como juego. Las “barras” son bandas armadas autónomas que se ofrecen como fuerzas de choque en las internas políticas, sindicales y de clubes. Se sirven del fútbol para vivir del crimen y sin trabajar. Cuentan con la protección política y la complicidad policial. Su poder es tal que en algunos clubes han llegado a la presidencia o influyen decisivamente en la elección. No será fácil erradicarlas porque dirigentes sindicales y políticos fascinerosos las seguirán usando y protegiendo mientras no haya un cambio muy profundo en nuestra sociedad.

    • Así es. Mientras más se adentran en los clubes, más poder consiguen. Y la verdad es que así como los barras usan al club, el club también usa a los barra, y eso es penoso. Ya hubo ejemplos de que a los barra se los puede frenar (como hicieron en Instituto en una época). Nadie dice que no vaya a costar, pero imposible no es. El ex vice presidente de IACC me decía muy claramente “te vas a comer puteadas, malas caras… pero tenés que marcarles el territorio sin hacerte el malo. Sino, vas en picada”. Ojalá en algún momento esto cambie. Gracias por tu participación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: