Skip to content

Paul está vivo… y más que nunca

12 noviembre, 2010

La tarde se presentaba calurosa, pero con un viento que amenazaba con jugar una mala pasada al que no hubiera llevado abrigo. Esto, sin embargo, no pudo desalentar a la gente. Es que el recital de Paul Mc Cartney iba tomando forma desde las colas que se formaron al rededor del Monumental porteño.

Bordeando la cancha, y hasta tres cuadras a la redonda, había gente preparándose para ingresar al estadio. Las filas se ordenaban prolijamente para separar las diferentes entradas y esperar que se abran las puertas de la cancha de River, donde ayer se vió dar una de las vueltas más esperadas: la vuelta de Paul.

Gente esperando desde las cuatro de la mañana era uno de los presagios que anunciaba que el recital iba a ser un éxito. Si bien con anticipación se supo que las entradas se habían agotado a los pocos días, nadie se atrevía a calcular el poder de convocatoria de Sir Paul.

Quizá no sabía Linda –quien tan bien lo conocía–, que este músico activista iba hasta tener un planeta con su nombre. Es que Mc Cartney está más cerca de las estrellas que del suelo. Brilla con una intensidad que no se apaga, ni con el correr de los años.

Pareciera que Paul supo cruzar la barrera de la edad, para seguir siendo ese adolescente que se movía y provocaba suspiros por todos lados a donde iba.

Con una puntualidad característica del inglés, Paul hizo su entrada triunfal el miércoles. Pero ayer, jueves, se hizo esperar un poco más. A las 20:50hs, luego del show del ex cantante de la banda “Los Piojos”, Ciro Martínez, se dio lugar a una presentación que proyectaba fotos y videos de McCartney y Los Beatles, en las dos pantallas gigantes de alta definición que se encontraban a cada lado del escenario. Si bien esta introducción se hizo larga, a las 21:15hs, los argentinos tuvieron el gusto de abrirle sus brazos a un ídolo como es Paul.

Durante 3 horas exactas, McCartney hizo vibrar a la gente que respondía a los gritos, o con el silencio, al emocionarse con cada uno de los temas.

Paul eligió “Magical Mystery Tour” como tema de inicio de su show. Las luces se encendieron, y con ellas los gritos de la gente. McCartney se dio el lujo de compartir con sus fans temas de sus dos principales bandas, “The Beatles” y “Wings”, y de él como solista: desde sus temas de rock característicos como “Day tripper”, “Lady Madonna” o “Get back”, hasta los clásicos como “Yesterday”, “Let it be” o “Blackbird”.

La cancha de River Plate, pasaba de un momento a otro de los gritos eufóricos a los minutos emotivos, de las risas a los recuerdos donde más de uno volvió por unas horas a su adolescencia para revivir el furor que causaban las canciones de los Beatles; mientras que otros superaban cada una de sus expectativas.

Y cuando todo parecía haberse visto, el show de fuegos artificiales y bengalas en el escenario acompañando a “Live and let die”, seguía dejando rostros maravillados.

Si bien el idioma español no es el fuerte de Paul, pudo defenderse y hasta llegó a hacer chistes a los que la gente respondió con ovaciones.

Como protagonista de uno de los mitos más grandes de los personajes de la música, McCartney le demuestra a la corriente “Paul is dead” (“Paul está muerto”) y al mundo entero, que está más vivo que nunca y que no piensa alejarse de la atmósfera de las canciones, por lo menos por un tiempo más.

“Paul” entre el público

 

Faltando dos horas para que se inicie el show de McCartney, las tribunas de la cancha de River sonaron con una fuerte ovación que aclamaba el nombre de Paul. Es que, dentro del público, había un hombre con un parecido muy notorio al cantante, que, lejos de asustarse por los flashes y los abrazos que lo sorprendieron, se sintió muy cómodo y hasta se sumó a este episodio.

Desde la platea, la gente no terminaba de entender qué pasaba, y pronto todo el estadio le dio la espalda al escenario para quedar de frente a este personaje que tenía un parecido totalmente natural y asombroso a Paul, lejos de estar caracterizado como él.

Durante casi una hora, hubo gente que coreaba el nombre del artista haciendo referencia a “su doble” –como se decía en las tribunas–, y que subía y bajaba de las gradas para obtener una foto con esta persona.

Parece ser que la emoción de los fans era tanta, que nada les impedía el querer, aunque sea de mentira, tener a “Paul” en una foto con ellos.

Galería de fotos

Anuncios
2 comentarios
  1. belen cano permalink

    muy buen post. besos prima. una alegria q puedas haber disfrutado el show. besitos

  2. cool

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: