Skip to content

El “made in Argentina” deja sin stock a más de un rubro

16 abril, 2011

Desde el freno a las importaciones dispuesto por el Gobierno, las empresas comienzan a ver el desabastecimiento gradual de productos extranjeros. ¿Cuál es el precio de esta medida?

La prohición del ingreso al país de "objetos suntuosos" desabastece a muchos rubros.
La prohibición del ingreso al país de “objetos suntuosos” desabastece a muchos rubros.

A poco más de un mes de la puesta en marcha de la extensión de licencias no automáticas que frenan la importación de productos extranjeros al país, las empresas de todos los tamaños y rubros comenzaron a percibir el desabastecimiento gradual de productos provenientes del exterior.

Autos, alimentos, electrodomésticos, productos de electrónica, textiles, maquinarias agrícolas, son algunos de los rubros afectados por la norma. Las empresas todavía no encuentran con qué reemplazar a los faltantes para no frenar sus ventas.

Smartphones, notebooks, netbooks y tablets son algunos de los productos electrónicos que comenzaron a faltar en los negocios, según indicaron distintos comerciantes; mientras que empresas importadoras de autos de las marcas BMWLand RoverHyundai y Porsche, hicieron trascender que en la aduana de Zárate se les retuvieron cerca de 3 mil automóviles.

En una visita a la sede cordobesa de Personal, una de las tres compañías más importantes de telefonía celular, donde indicaron que ya no hay stock de teléfonos inteligentes para la venta. “No tenemos más teléfonos de las marcas iPhone y Blackberry. Dentro de la marca Motorola, los celulares de gama Premium ya están faltando, todo queda en la Aduana”, informó Alejandro, empleado de la compañía.

En tanto, empresas nacionales que trabajan con materia prima que  proviene desde el exterior también ven frenadas sus producciones por el freno que la Aduana impone a sus insumos. Cecilia Calloni, dueña de una lencería, informó que marcas nacionales comoPlayBoy y Getién no pudieron entregar los pedidos porque está frenada su producción.

“Tengo el local vacío. De las fábricas me llamaron para decirme que la puntilla que viene de Francia está frenada en Aduana y que tienen que esperar para poder seguir produciendo. Esto no sólo es una pérdida para la empresa de ellos, sino también para la mía porque no tengo productos que ofrecer“, explicó Calloni.

En los quioscos, inclusive, ya comenzaron a presentarse dificultades en el ingreso de golosinas provenientes del extranjero que –en su mayoría– no tienen reemplazo por productos nacionales.

De qué se trata. Dentro de las licencias de importación que existen en nuestro país se encuentran dos grandes grupos que regulan el ingreso de distintos productos a la Argentina: las licencias automáticas y las licencias no automáticas.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) considera como licencias automáticas a las que se aprueban en todos los casos, con el sólo hecho de cumplir con la información solicitada en tiempo y forma. En tanto que las licencias no automáticas deben transitar por un camino más largo, ya que, como su nombre lo indica, no se aprueban automáticamente, sino que quedan sujetas a un análisis por parte del Ministerio de Industria.

Pelotas, calzado, papel, bicicletas, artículos para el hogar, neumáticos, textiles –entre otros–, son algunos de los productos que deben pasar por el “monitoreo” antes de llegar a los argentinos, ya que si no se autorizan no podrían ingresar en el país.

El objetivo que el Gobierno nacional persigue con esta ampliación –de 400 a 600– de los productos que quedaron bajo la lupa, es fomentar el mercado nacional y que se reemplace esta mercancía con otra “made in Argentina”.

Ecuación “casi perfecta”. Con la intención de cuidar el “superávit comercial”, el gobierno nacional deduce que si se desestimula la importación se reducirán en 6 mil millones de dólares las compras de objetos importados, por lo que se llegaría a fines de este año con un ingreso de 10 mil millones de dólares.

Si bien algunos productor pueden ser reemplazados por productos nacionales, otro no cuentan con la misma suerte. En Argentina no hay, en este momento, quién produzca teléfonos inteligentes, televisores de última generación o autos de alta gama que cuenten con las mismas características de otros importados.

Con el bloqueo de estos productos, la Argentina atraviesa por un vaciamiento de algunos rubros que no pueden ser reemplazados por mercancías nacionales.

¿Más inflación? Distintos economistas insisten en que esta medida puede acarrear un proceso inflacionario mayor al actual. Gustavo Segré, por ejemplo, indicó a Infobae que “ciertos sectores que supuestamente están siendo protegidos, están al límite de su capacidad de producción”, y advirtió además que esto “genera inflación ya que no queda suficiente producción para el mercado interno”.

La medida podría fomentar también el mercado ilegal de los productos que no ingresarán al país mediante las vías legales. Los especialistas se preguntan sobre la efectividad del freno a las importaciones para productos que no tienen competencia en el mercado argentino.

¿La ampliación de las licencias no automáticas resulta un progreso para un país que no cuenta todavía con la suficiente producción para brindarle a la gente los productos que busca? ¿Las pequeñas empresas locales se ven favorecidas si no tienen productos para ofrecer?

Gobernantes, teléfono…

Anuncios

From → Periodismo

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: